Un buen momento que no se festeja

Un buen momento que no se festeja

La victoria del viernes ante Sol de Mayo ratificó el enorme presente de Pérfora, que se ve en un nivel superlativo respecto a sus últimas versiones y tiene una idea de juego clara y efectiva. Pero todo lo bueno que se ve en cancha, se opaca por la cruda realidad económica. Hay aportes que no llegan al club y pagar los sueldos es un desafío.

Por Piero Di Lena.- Resulta difícil creer que Pérfora no disfruta el presente con los resultados obtenidos en el Torneo Federal. El Verde se asentó hace tiempo en la tercera categoría del básquet argentino y en su séptima temporada parece decidido a dar el gran salto. Sin embargo “no se puede disfrutar completo porque vivimos de esto y no estamos cobrando” comentó Fernando Claris en diálogo con 299Deportes tras la victoria del último viernes frente a Sol de Mayo. La realidad es que los clubes del interior se miden año a año con la falta de grandes sponsors que los obliga a recurrir a las instituciones públicas.

La Provincia es la principal proveedora de los clubes que militan en torneos federales, y pese a que la secretaría de Deportes fijó el compromiso de dar aportes mensuales a los clubes neuquinos de fútbol y básquet (entre otras disciplinas), las fechas no se respetan. Semanas atrás algunas instituciones como Petrolero e Independiente alzaron la voz, pero no fue suficiente. Pérfora es uno de los más perjudicados, ya que desde que la temporada se puso en marcha no recibió un peso y afrontar algunos costos representa un desafío.

Pese a contar con sueldos atrasados, el cuerpo técnico y los jugadores decidieron seguir y redoblar el esfuerzo. “Hay una entrega ajena a la realidad que vivimos” opinó Fernando Claris, que remarcó “la concentración y el sacrificio del equipo son propios de un playoffs, se transmite el compromiso en la cancha y también en la semana en cada entrenamiento”.

Tal vez, por ser tercera división pagan el precio de ser vistos como amateurs, pese a que los jugadores son profesionales y el club cumple con los requisitos que da la liga. Claris apeló a la autocrítica y sostuvo que “en el seno del club nos acostumbramos de alguna manera al Federal y eso lleva a que se vea así, pero para nosotros es un sacrificio más en lograr la identidad de los jugadores que se suman y el sentimiento de los que son del club y defienden estos colores. Se valora y se siente mucho más desde afuera”, aunque “el éxito es efímero, estamos orgullosos de representar a la ciudad y a la provincia, yo no me olvido de que la selección campeona de Neuquén tuvo a jugadores nacidos y criados acá”.

Por ahora el equipo no baja los brazos y aguarda por los duelos de la próxima semana. El Verde responde con resultados a la mirada indiferente de las autoridades provinciales que, otra vez, miran primero a la capital y esperan para observar la realidad del interior neuquino.

Attachment